FRANCISCO Y LA CONFUSIÓN

Desde que el papa Francisco asumió la comandancia del vaticano y su gobierno, ha habido un cambio radical en las políticas comunicacionales del papado, claramente a devuelto a la imagen del “sumo pontífice catolico”, el apoyo y respeto internacional que alguna vez tuvo Juan Pablo II, cosa que no ocurrió en los tiempos del papa Benedicto XVI retirado.

Mi opinión personal es que esto estaba premeditado desde mucho antes de que el papa alemán renunciara a su papado y desapareciera de las cámaras, el hecho de que hoy existan dos papas, solo responde a la estrategia de tener una espada de dos filos para defender la cúpula papal.

Para el papa Benedicto XVI, su tiempo en la cúspide solo tenía como fin preparar una plataforma teológica al siguiente gobierno, su trabajo se concentró en áreas comunicacionales internas, su último acto fue abrir la cuenta twitter para el siguiente soberano católico.

Muchos periodistas que han seguido la carrera de Bergoglio, el actual papa Francisco, saben que lejos de ser un simple sacerdote apacible, este hombre ha sido siempre un “animal político”, un hombre de las arenas más controversiales, sus actos no son espontáneos, sabe exactamente la foto que quiere lograr cada vez que baja de su avión, conoce los objetivos políticos que necesita conseguir en cada reunión, está preparado desde antes que Ratzinger renunciara.

Se cree que Bergoglio fue preparado para tomar el lugar del trono papal y llevar al vaticano a puerto seguro en medio de las aguas turbulentas que lo estaban haciendo naufragar, para esto se le ha dado libertad de decir incluso, frases que rayan en la herejía para las escuelas más conservadora del catolicismo.

El papa Francisco sabe que en el siglo comunicacional que vivimos, la imagen lo es todo, por lo tanto, no solo hace uso de las redes sociales, ha cultivado desde sus inicios una proyección humilde, sencilla y supuestamente alejada de pretensiones, para ocultar detrás de toda la pantomima, las verdaderas intenciones de la iglesia romana, los escándalos sexuales inconclusos, los movimientos financieros bajo las mesas y todo aquello que estaba empañando esta gran empresa en el escrutinio público.

Para esto Bergoglio cuenta con el apoyo incondicional de muchos de sus disciplinados compañeros jesuitas (la orden monástica que nació para apagar y refutar la reforma de Lutero y Calvino), de los asesores políticos más experimentaos del vaticano y otros asesores no tan católicos que le ayudan en frases mas “progresistas”.

Uno de sus objetivos papales es diluir completamente la línea divisoria entre el catolicismo romano y el protestantismo, entendiendo que la iglesia evangélica esta cada día quitándole adeptos en los dos continentes más fuertes del catolicismo rural (Sudamérica y África), necesita frenar el desangramiento diluyendo al oponente, no en teología, sino en espiritu.

Desagraciadamente lo está consiguiendo en algunos lugares de forma muy sutil, dejando señales en cada lugar en que esta, como la última reunión ecuménica en Lund (Suecia), que se llevó el año pasado junto a Luteranos Europeos, donde se pidió perdón “por la división” de la reforma.

Lo que Bergoglio y los actuales luteranos olvidan, es que Lutero, Calvino y la iglesia de la reforma, no sentía que estaban dividiendo a la “iglesia”, sino que estaba saliendo de Babilonia, de un falso sacerdocio y del control corrupto del papado romano, para ellos la sola imagen del “papa” como cabeza de la iglesia, era una herejía que ofendía al Señor Jesucristo, única cabeza y esposo de la iglesia que es su cuerpo.

Francisco comenzó su papado reinventándolo para todo el confundido que desea venir, reuniéndose con pastores en Latinoamérica, quienes como polillas corrieron al encuentro de la falsa luz, muchos de ellos han publicada cartas oficiales de apoyo al papa, reconociendo la “autoridad espiritual” de Francisco, otros reconocidos líderes del cristianismo evangélico se han reunido con él, lo cual no es en sí mismo un problema, a menos que al finalizar dicha reunión, termines inclinándote, cantándole, besando el anillo y reconociendo la autoridad de un hombre que se consagra a los santos patronos y que fue formado para apagar la reforma.

Pronto el papa Francisco tendrá su visita “apostólica” en Colombia y otras naciones de Latinoamérica, y aunque nuestra batalla no es contra carne o sangre, ni contra Jorge Bergoglio, si lo es contra tronos y principados, contra el trono del falso sacerdocio, contra las hechicerías de la reina del cielo, las jaulas de Babilonia y la casa de Babel (“confusión”).

Como en los días del profeta Elías, muchos han decidido inclinarse ante la simpatía y las frases progresistas de Baal, pero los verdaderos hijos de Dios, están siendo llamados a rasgar el manto hechicero de Jezabel sobre sus naciones, están siendo convocados, escuchan en los cielos el llamado del profeta…  “júntense en el monte, convoquemos frente al altar y sacrifiquemos adoración, y el Dios que responda con fuego sea Señor sobre las naciones”.

Como en los días de Elías, estamos seguros que aún quedan siete mil que no han doblado, ni doblaran sus rodillas a las palabras confusas del falso sacerdocio, estos son el verdadero CUERPO INCORRUPTIBLE, que no esperan la foto mas mediática, ni desean sonreír a las cámaras del mundo.

Fuente: Profeta Simon Aquino. Artículo publicado por profetas emergentes bajo el título: FRANCISCO Y LA CONFUSIÓN


Comments

  1. Una pincelada profunda a una realidad ignorada por muchos cristianos seguidores de la reforma y más bien de la palabra pura y santa de las escrituras, se hacerca el tiempo en que las máscaras van a caer y a muchos no les va a gustar lo que van a ver, quienes se sostengan fielmente en la palabra de Dios no podrán ser engañados, bendiciones Simón Aquino que la luz de la palabra y el espíritu santo siga guiando tu camino

Deja un comentario

Artículos publicados por mes

Últimos artículos